Olvida el sufrimiento en enero - Tips para que tu aguinaldo te rinda - Conseg

Olvida el sufrimiento en enero – Tips para que tu aguinaldo te rinda

Noviembre mes del ahorro.

Es diciembre y ya viene el aguinaldo, las compras, las grandes cenas pero también el pago de deudas, aunque no siempre tiene que ser así. Tu aguinaldo también puede ser usado para ahorrar y ayudarte a alcanzar tus metas financieras.

La tendencia siempre es que la mayoría de los trabajadores que reciben aguinaldo lo utilizan en primer lugar para pagar deudas, luego para realizar compras para la cena de Navidad o regalos para la familia, y en tercer lugar para ahorrarlo. Pero ¿por qué no invertir la ecuación y pensar en ahorrar en primer lugar?

A continuación, te compartimos seis recomendaciones que brinda la Condusef para que tu aguinaldo sobreviva a la época decembrina.

1.- Haz un presupuesto. Realizar un presupuesto no es una de las actividades cotidianas de los mexicanos. De acuerdo con una encuesta, el 26% de los mexicanos nunca realiza un registro de sus ingresos y gastos propios, mientras que 33% a veces lo hace.

Elaborar un presupuesto, sobre todo cuando tienes un ingreso extra, te ayudará a tener un control de tu dinero y de esta manera que no se vaya de tus manos; además te permite conocer tu capacidad de pago, es decir el dinero que tienes para adquirir bienes, con ello estableces un límite para tus compras y así evitas contraer deudas.

2.- Evita gastar por gastar. La época decembrina se caracteriza por una avalancha de ofertas en las que cualquiera puede caer, por ello es necesario que pongas en una balanza las compras que realizarás.

La Navidad es la época perfecta para reflexionar si realmente necesitas adquirir productos prescindibles como un nuevo par de zapatos, la bolsa de moda o el aparato tecnológico más reciente. No quiere decir que no compres algún gusto que tengas, lo importante es que no todo tu aguinaldo se vaya en este tipo de gastos.

3.- Di ‘no’ al tarjetazo. Debido a su comodidad y accesibilidad, la tarjeta de crédito es una de las formas de pago más empleadas entre los mexicanos, pero debes tener cuidado al utilizarla, ya que tus compras pueden salirse de control.

Para evitar que se consuma tu aguinaldo, no cubras gastos cotidianos con ella, como la compra de la despensa o las comidas fuera de casa. En caso de que ya tengas deudas con tu plástico, aminora su impacto cubriendo puntualmente tus pagos, revisando tus fechas de corte y pago, y tratando de abonar más del mínimo.

4.- No hagas compras de pánico. Como en todas las festividades, los comercios aprovechan esta temporada para ofrecer “el mejor regalo”. Por ello es importante que adquieras con tiempo tus presentes, así puedes comparar entre precio y calidad, para que tu regalo sea realmente el mejor.

Ten presente que el costo de los productos crece conforme se acerca la Navidad, para que esto no afecte en tu bolsillo, planea tus compras con anticipación, te sorprenderá el ahorro que puedes lograr con esta sencilla acción.

5.- Ahorra una parte de tu aguinaldo. Ahorrar parte de tu aguinaldo puede ser la clave para terminar el año con bienestar financiero y también representa la oportunidad para comenzar a ahorrar. Para que tu dinero se encuentre seguro, debes guardarlo en instituciones que se encuentren debidamente reguladas y no en instrumentos informales como en una tanda o debajo del colchón, que lo pueden poner en riesgo.

6.- Mide tus gastos. Gastar tu dinero de forma desmedida puede ocasionarte un resaca financiera que implique terminar el año con deudas al por mayor y lo peor, sin dinero para poder afrontarlas. Recuerda que el inicio de año se encuentra a la vuelta de la esquina y éste viene acompañado de compromisos económicos que deberás cubrir.

Analiza qué deudas tienes para pagar en 2019 y establece un monto para comenzar a liquidarlas, de esta manera podrás encarar, sin tropiezos, la famosa ‘Cuesta de enero’.

Fuente: mis finanzas/elfinanciero.com.mx  – forbes staff/forbes.com.mx

#SoyConseg #seguridadprivada #empresasdeseguridadprivada #guardiasdeseguridad