El transporte público: Viaja seguro; alguien te espera.

La necesidad de trasladarse diariamente utilizando los servicios públicos, obliga a exponernos a una serie de situaciones que,además de incómodas, implican el riesgo de que seamos víctimas de delincuentes al acecho. Ante ello, es importante que consideres las siguientes recomendaciones:

  1. Si utilizas regularmente el transporte público, no uses joyas, alhajas, grandes sumas de dinero, ni nada que no estés dispuesto a perder ante una eventualidad
  2. Planea tu ruta con anticipación. Determina en dónde abordarás y en donde bajarás del transporte. Lleva listo el dinero necesario para el pago, con lo que evitarás mostrar tu cartera.
  3. Al caminar hacia la parada o estación, hazlo por avenidas transitadas y bien iluminadas. Incorpórate a los grupos de usuarios al subir o bajar del transporte. Si sientes que estás siendo seguido por alguien sospechoso, dirígete de inmediato a un lugar público seguro o entra en algún negocio.
  4. IDentifica a los sospechosos y mantente alejado de esllos; desconfía de personas que llevan en la mano un periódico doblado, un suéter, saco, etc. Cabe la posibilidad de que sean asaltantes o carteristas.
  5. No hagas plática con desconocidos. Manten atención a lo que ocurre a tu alrrededor que dé evidencia de que está alerta.
  6. Si abordas el transporte durante la noche o en la madrugada, exije al chofer que encienda las luces interiores.
  7. De preferencia viaja acompañado, pero cuida la plática con tu compañero: no menciones planes de ir de compras o cuánto dinero traes contigo; o si tienes que ir al banco.
  8. En el metro evita, en medida de lo posible, las horas pico, los vagones sobresaturados y los que quedan vacíos.
  9. Si permaneces de pie durante el trayecto, manténte alerta en el momento de alzar el brazo, pues es el momento en que los carteristas pueden actuar. En caso de traer bolso o mochila, sujétalo con el brazo libre y manténlo pegado al cuerpo.
  10. No te duermas durante el trayecto, pues serás víctima fácil de los delincuentes.
  11. Si vas a utilizar un servicio de taxi, prefiere llamar a un servicio de taxi de sitio. Asegúrate de tomar los datos del conductor y de la unidad.
  12. Elige aquellos taxis que están circulando y no aquellos que se acerquen a ti ofreciendo el servicio. Antes de abordar, verifica que la matrícula coincide con el rótulo lateral. No tomes taxis que estén parados a la salida de bancos o centros comerciales.
  13. No subas a unidades que tengan vidrios polarizados.
  14. Si tomas taxi, procura que alguien te acompañe a tomarlo y que anote los datos de la unidad. Si es posible, que tome una foto con el teléfono celular.
  15. En cuanto estés en la unidad, haz una llamada indicando a la persona que ya vas en camino y los datos de la unidad.
  16. No aceptes que el conductor tome atajos debido al tráfico. Si el chofer se niega a retomar el rumbo original baja, sin previo aviso, en la primer oportunidad (semáforo, por ejemplo), pague y despídase
  17. Si el taxi te dejará en tu domicilio, baja antes y evita indicar al chofer cuál es tu casa. Prepara el pago y no demores el descenso. Espera a que se retire para ingresar a tu vivienda.

Previendo acciones como las aquí sugeridas, el riesgo al utilizar los servicios de transporte público se reducirán al mínimo.

¡Disfruta tu viaje y cuídate!

 

Fuente: Lee, D. 2014. “Manual de seguridad para la prevención de delitos.” Ed. Paladín.